“Lava Jato” lo llevó a la muerte

“Lava Jato” lo llevó a la muerte

El dos veces presidente el Perú, Alan Garía Pérez, ante la aparición de un equipo del Ministerio Público, para proceder a detenerlo en el marco de las investigaciones por el caso Lava Jato, prefirió sucumbir ante lo que él llamó “la indignidad de una prisión”, y ante el caído los peruanos, incluido sus rivales, inclinan sus banderas de respeto.

Polémico, controversial, líder de masas y el único émulo del líder fundador del Apra, Víctor Raúl Haya de la Torre, capaz de cautivar de manera encendida a las masas partidarias, sobre la cual ejerció un liderazgo, que se ensombreció en los años finales a causas de graves denuncias de corrupción que él siempre negó.

Fue indiscutiblemente, uno de los políticos más importantes en los últimos cincuenta años de la historia del Perú; le correspondió liderar dos gobiernos no consecutivos, de 1985 a 1990 y de 2006 a 2011, en los que en el marco de un balance objetivo, hubo graves denuncias de corrupción. A continuación repasamos su reluciente trayectoria.

Familia aprista
Alan Gabriel Ludwig García Pérez nació en Lima el 23 de mayo de 1949, en el seno de una familia aprista de clase media.

Su madre Nytha Pérez Rojas fue fundadora del APRA en Camaná (Arequipa). Su padre, Carlos García Ronceros, fue secretario de organización de dicho partido. Durante la dictadura del general Manuel A. Odría se declaró ilegal al APRA y García Ronceros fue detenido y no conoció a su hijo hasta cuando tuvo cinco años.

Muy joven, en 1955 se unió a la Federación Aprista Juvenil y pronto por sus dotes oratorias se convirtió en discípulo directo de Haya de la Torre, fundador y líder del APRA.

Se graduó en 1971 de abogado en la Universidad de San Marcos, a la vez que realizó estudios de pregrado en la Pontifica Universidad Católica del Perú.

Siempre en la mira de forjarse un liderazgo un liderazgo político e ideológico, de 1972 a 1977 se trasladó a Europa, realizando estudios de doctorado en Derecho que no concluyo o en la Universidad Complutense de Madrid y de Sociología en la Universidad de París (La Sorbona).

Vida pasional
Tuvo un primer compromiso conyugal en 1973 con Carla Francisca Buscaglia Castellano ( 1973–1980), con quién concibió a Carla García Buscaglia, su primera vástago, no obstante la relación de pareja pareja, divorciándose en 1980.

Pronto, en 1977, se conoció que había trabado una nueva relación sentimental con la ciudadana argentina, Pilar Nores, con quién se casó recién en 1983 y llegó a tener cuatro hijos: Carla García Buscaglia, Josefina Garcia Nores, Alan Raúl Simón García, Gabriela del Pilar García, Luciana Victoria García.

García tendría un tercer compromiso en 2006 con Elizabeth Roxanne Cheesman Rajkovic, con quién tendría su sexto hijo: Federico Danton García Cheesman. Elizabeth Roxanne Cheesman Rajkovic dejó de ser una destacada economista de los más altos círculos profesionales del Perú para convertirse en la nueva y definitiva consorte del expresidente

El 23 de octubre del 2006 el presidente Alan García, admitió ser el padre de Federico Danton, un niño de 20 meses, producto de su relación extramatrimonial con Cheessman. En el 2008 optó por separarse formalmente de de su legalmente esposa, Pilar Nores.

La prensa hurgó en esta nueva relación y consiguió establecer que habían sostenido una relación extraconyugal entre abril del 2004 y octubre del 2005, epoca en la que estuvo separado de su actual esposa, Pilar Nores, aunque otras versiones dan cuenta que la pareja mantuvo una relación durante el exilio que vivió García entre Colombia y París, desde 1992 al 2001.

Haya lo convoca
Su primer ingreso a la política por la puerta grande tuvo lugar en 1978, cuando Alan García residía en Paris, y fue llamado por el jefe y fundador del Apra, Víctor Raúl Haya de la Torrer, al que consideraba un padre, para que participe activamente en la política peruana. Haya de la Torre siempre vio en el a su delfín y no tenía ninguna duda que sería su sucesor en la jefatura del Apra.

Al ser llamado de vuelta al Perú, Alan García llevaba una vida bohemia, se ganaba la vida cantando canciones mexicanas y peruanas en las estaciones del Metro de París. Tenía entre sus amigos, nada menos que Víctor Polay Campos, que se convertiría en disidente aprista y años después en el líder del autodenominado Movimiento Revolucionrio Tupac Amaru.

En 1978, el presidente Francisco Morales Bermúdez que había ascendido al poder luego de dar un golpe de estado al general Juan Velasco Alvarado (1968- 1975) convocó a la Asamblea Constituyente para promulgar una nueva Constitución, en la que Alan García fue electo como el congresista constituyente más joven.

Diputado y candidato
El domingo 18 de Mayo de 1980 tras 12 años de dictadura militar se volvían a realizar elecciones generales en el Perú. La última vez que los peruanos habían acudido a las urnas a elegir Presidente y miembros del Congreso había sido en 1963, es decir 17 años atrás.

Tras 7 años de gobierno del General Velasco y tras 5 años de gobierno del General Francisco Morales Bermudez, se volvió a realizar una elección presidencial y el ganador fue el arquitecto Fernando Belaunde Terry, fundador y lider del partido Accion Popular.

García fue elegido diputado por Lima, desde donde hizo oposición al gobierno de Fernando Belaunde Terry.

El 12 de febrero de 1984 fue elegido candidato presidencial del APRA, luego de una votación por voto directo y secreto de las bases del partido. En la plancha presidencial lo acompañaban Luis Alberto Sánchez y Luis Alva Castro.

Aparece la corrupción
Gracias a la renuncia del otro candidato, Alfonso Barrantes en la segunda vuelta, Alan García fue declarado ganador de las elecciones presidenciales. Tenía 35 años y un discurso antiimperialista muy de moda en la época.

Sus “balconazos” (discursos en los balcones de Palacio de Gobierno) eran frecuentes y aplaudidos. Su gobierno empezó con una aprobación del 96.4 %.

Su primer gobierno (1985- 1990) se caracterizó por una profunda crisis económica y un fuerte rechazo público por su decisión de estatizar la banca proyectada por su gobierno para controlar la creciente inflación, incontrolable a partir de 1987.

Matanzas
También estuvo estuvo plagado de los escándalos de corrupción y el recrudecimiento de la violencia terrorista de parte de organizaciones de extrema izquierda como Sendero Luminoso, por lo que era inevitable que los comicios de 1990 advendría una fuerte reacción derechista.

García se vio pronto, en el primer gobierno de Fujimori, objeto de sendas denuncias de casos de corrupción registrados durante su primer gobierno, como la venta de los aviones Mirage, el dólar MUC, el Trén Electrico, entre otros, con revelaciones de cuentas off shors con depósitos de coimas que se le atribuían haber recibido.

Durante su período se produjeron las matanzas de Accomarca, Cayara y de penales con cerca de 300 muertos, entre otras graves violaciones los derechos humanos

Apoya a Fujimori
El escritor Mario Vargas Llosa competía bajo la bandera de una coalición tripartita conocida como Frente Democrático (FREDEMO) era visto como el candidato favorito, frente a sus rivales: Luis Alva Castro, y Alberto Fujimori, del nuevo y marginal partido Cambio 90.

Vargas Llosa ganó la primera vuelta y pasó a la segunda para dirimir la contienda con el popular “chinito”, comenzó a aumentar su apoyo en las encuestas por su perfil moderado, en detrimento de los dos candidatos tradicionales.

García consciente del fracaso de su primer gobierno, no dudó en apoyar la elección del candidato Alberto Fujimori , que resultó triunfador de la segunda vuelta.

Pronto, el flamante gobierno de Alberto Fujimori, sorprendió a tiros y troyanos al poner una marcha una nueva estrategia política y económica para acabar con la hiperinflación y el recrudecimiento del terrorismo de Sendero Luminoso y del MRTA.

Perseguido
En vista de la oposición del Congreso, con evidente mayoría opositora, que le negaba a Fujimori la aprobación de leyes para aplicar su estrategia contra la hiperinflación, la crisis económica y el terrorismo, Fujimori protagonizó el llamado autogolpe de 1992.

El gobierno cívico-militar que emergió del llamado autogolpe buscó detener a García y este protagonizó una fuga espectacular por los techos de su vivienda, optando por asilarse en Colombia y luego partir a Francia, de donde retornó en 2001.

Prescripción
En 2001, la Corte Suprema de Justicia del Perú declaró prescritos los delitos que se le imputaron a Alan García, quien retornó al Perú para participar en las elecciones generales.

Fue derrotado en segunda vuelta por Alejandro Toledo, al cual hizo oposición política. El 14 de julio del 2004, durante una marcha de la CGTP, pateó por la espalda al ciudadano Jesús Lora por “obstaculizarle” el paso, hecho que fue registrado en imágenes y que mereció las críticas de diversos sectores.

Dieciséis años después de su primer gobierno ganó nuevamente las elecciones generales en segunda vuelta para ejercer un segundo gobierno, entre 2006-2011., venciendo a Ollanta Humala.

Segundo gobierno
Como no quería cometer los mismos errores (del 85 al 90) continuó el derrotero económico de Toledo y ejerció una política de austeridad con la inauguración de importantes obras públicas, como la Línea 1 del Metro de Lima, que fue dejada inconclusa en su primer gobierno.

Megacomisión
Fue sucedido por el presidente Ollanta Moisés Humala Tasso (2011-2016). Durante el gobierno de Humala el parlamentario nacionalista Sergio Tejada formó en el Congreso una megacomisión que durante cinco años investigó las presuntas irregularidades del segundo gobierno de Alan García. Pero la comisión no pudo continuar indagando por una acción de amparo y el Poder Judicial anuló todo lo actuado.

En el 2016 postuló sin éxito en las elecciones generales en busca de un tercer mandato, pero esta vez en alianza con Lourdes Flores, del PPC. Sin embargo, obtuvo solo el 6 % de la votación.

Lava Jato
Luego, el 10 de junio del 2018, el fiscal José Domingo Pérez le abrió investigación por tráfico de influencias y presuntos aportes de Odebrecht a su campaña presidencial en el 2006 y por la corrupción en la adjudicación de los tramos 1 y 2 de la Línea 1 del Metro de Lima.

El estallido de su presunta implicancia directa en la corrupción estalló en octubre del 2018. Carlos Nostre, directivo de Odebrecht, declaró ante los fiscales del Perú que la compañía pagó 24 millones de dólares en sobornos por la Línea 1 del Metro de Lima, de los cuales 14 millones estaban dirigidos supuestamente a altos cargos del gobierno aprista.

García insistió en todo los foros: “el que no debe nada teme”. En noviembre de 2018. Alan García, quien residía en España, llegó al Perú para ser interrogado por el fiscal Domingo Pérez. Pero el fiscal suspendió el interrogatorio debido a que decidió ampliar la investigación a los delitos de colusión agravada y lavado de activos, tras conocer nuevos indicios de que García había recibido el pago de 100,000 dólares de Odebrecht a través de un testaferro.

El final
Ante su inminente detención de que iba ser objeto luego de ser citado por el fiscal José Domingo Pérez, ingresó en la noche del sábado 17 noviembre a la embajada de Uruguay en solicitud de asilo. El embajador

En la víspera, el Segundo Juzgado de Investigación Preparatoria del Sistema Nacional Anticorrupción, a cargo de Juan Carlos Sánchez Balbuena, dictó impedimento de salida del país contra el ex presidente Alan García, por 18 meses .

Este fue el comienzo del final. Un pistoletazo en la sien derecha, disparado por su propia mano, puso fin a su controvertida existencia y consumó lo que había dicho días antes: “antes muerto que preso”. (La Razón)

Síguenos en Facebook

Facebook Comments

admin

Agregue un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *