No cuentan con camillas, les faltan enfermeras y Fiorella Molinelli no mueve un dedo para arreglar el caos

No cuentan con camillas, les faltan enfermeras y Fiorella Molinelli no mueve un dedo para arreglar el caos

A los constantes cuestionamientos a la presidenta de Essalud, Fiorella Molinelli por haber entregado una buena pro a dos clínicas que no cumplen con los estándares de calidad para tercerizar servicios de atención a los pacientes, se suma la denuncia de varios usuarios de Lima Norte que se quejaron de los servicios de emergencia.

Según contaron, la unidad de Emergencia del Hospital Marino Molina de EsSalud Comas es un caos. Hay 63 pacientes adultos mayores en Shock,Trauma, Unidad de Cuidados Intensivos y Observaciones. Aparte hay 18 niños, de los cuales 12 están en Observación y 6 en hidratación. Para esta cantidad de pacientes sólo hay 10 enfermeras que cubren Unidad de Cuidados Intensivos, Pediatría, tópico de inyectables pediátricos, 1 hidratación y hemoglucotec.

“Es increíble que en una unidad de emergencia no haya ni una silla de ruedas a mano y las camillas estén ocupadas. Mi padre está con presión alta y sufre de diabetes y casi se me desmaya por tener que estar de pie una hora porque no hay donde sentarse. Desde anoche estamos esperando por una cama para poder internarlo porque tiene un dedo del pie con herida y no nos solucionan”, sostuvo Ingrid Bellido.

De otro lado, también refirieron que hay una alarmante falta de personal de emergencia pues las enfermeras no se dan abasto para atender a todos los que ingresan a por una emergencia.

“Tengo a mi hijito con náuseas y fiebre y las enfermeras se tiran la pelota para atenderlo. Como somos gente sin plata, nos tratan como la última rueda del coche. No tienen sensibilidad, nosotros no pedimos nada gratis, somos asegurados pero no tratan como si fuéramos indigentes”, alegó, por su parte, César Quispe, quien estaba de pie con su niño de 4 años en pleno frío y sin ser atendido.

LA BUROCRACIA GANA EN ESSALUD
Como es sabido, las denuncias por mala atención son pan de cada día. En las emergencias de los hospitales de Essalud, hay personas internadas en sillas de ruedas, gente hacinada esperando atención en las salas de espera, pasillos cerrados como si fueran salas de atención y hasta baños y laboratorios convertidos en salas de recuperación. Los pacientes pueden estar graves y a punto de morir en la puerta de un hospital, pero no son atendidos por diversas trabas burocráticas.

Le puede pasar a cualquiera y esta semana le tocó a la ex ministra Ana Jara, quien denunció que su madre falleció en el hospital Edgardo Rebagliati, de Essalud, por la falta de atención oportuna, pues no tenía su DNI.

“La situación del sistema de salud es caótica, todos los días se vulneran derechos, no hay camas, no hay medicamentos, no hay infraestructura y no hay equipamientos suficientes. La ley señala que en emergencias la atención debería ser sin condicionamientos, pero en la práctica se exige a los pacientes el DNI o la firma de un pagaré para garantizar la cobertura”, dijo Mario Ríos Barrientos, coordinador de Derecho y Justicia en Salud, de la Red Peruana de Pacientes y Usuarios.

Por su parte, Javier Llamoza, coordinador de Acción Internacional para la Salud, señaló que además los hospitales presentan limitaciones en el acceso a medicamentos y materiales por una falta de gestión. “En el interior del país la disponibilidad de medicamentos solo llega al 30%, pero pese a la necesidad, muchos hospitales están desabastecidos y el perjudicado es el paciente”, subrayó. ¿Y cuándo resolverá todo esto la presidenta de Essalud, Fiorella Molinelli o habrá que esperar que más gente siga padeciendo en los mal llamados “servicios de emergencia”? (La Razón).

Síguenos en Facebook

Facebook Comments

admin

Agregue un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *