CHICLAYO: Los gastos de campaña: ¿qué tan “rentable” es llegar al poder?

Cifras para el análisis. Análisis monetario en esta ocasión. Los recientes sucesos a nivel nacional han generado interés por conocer cómo se financian las campañas electorales y, en el caso de Lambayeque, con unos comicios cada vez más cercanos, algunas preguntas vienen a la mente: ¿cuánto gastan los políticos empeñados en alcanzar el sillón regional o municipal? Una vez en el poder, ¿cómo recuperan esa inversión?

De seguro existirán muchas respuestas; sin embargo, por lo pronto, Correo quiso conocer un poco más sobre los montos que se suelen manejar en las agrupaciones políticas para hacer frente a una contienda de este tipo. En base a los anteriores comicios, es muy probable que lo detallado a continuación no diste mucho de los cálculos que se harán al interior de cada partido durante los próximos meses.

MILLONES. Hace solo unas semanas, el exalcalde de Chiclayo, Arturo Castillo Chirinos, renunció a su precandidatura al Gobierno Regional de Lambayeque en las filas de Peruanos Por el Kambio (PPK). Por entonces, indicó que uno de los principales motivos para su decisión fue el no contar con los 4 millones de soles necesarios para financiar su campaña. Agregó que si bien en el partido le ofrecieron cubrir dicha suma, prefirió no aceptar por decoro.

“Ahora el requisito fundamental para ser candidato es disponer de mucho dinero y creo que esa no es la forma por la cual el Perú va a poder salir de esta crisis moral que estamos viviendo”, expresó Arturo Castillo.

En efecto, según detalla el economista Ricardo Céspedes Mozo, una campaña con miras al sillón regional requiere un gasto, en promedio, de entre 700,000 y un millón de dólares, cifras no muy lejanas a lo mencionado por el exburgomaestre.

Céspedes Mozo, quien ha podido recopilar datos de varias de las principales agrupaciones políticas en la región, estima que en la última campaña realizada por Alianza Para el Progreso (APP) en Lambayeque, para la reelección de Humberto Acuña Peralta, se invirtió al menos un millón y medio de dólares.

De igual manera, el especialista afirma que en una campaña a la alcaldía provincial de Chiclayo se puede gastar entre 400,000 y 500,000 dólares, monto notablemente mayor a lo que se gastaría en el caso de las otras dos provincias, Lambayeque y Ferreñafe, donde el promedio está entre los 200,000 y los 250,000 dólares.

Por último, en el caso de las comunas distritales, un candidato puede invertir entre 50,000 y 75,000 dólares.
LOS GASTOS. Pero, ¿en qué se invierte todo este dinero? A manera de ejemplo, Céspedes Mozo menciona el gasto que acarrea la realización de un mitin.

“Calculemos en base a mil personas. Tienes que ver temas como el traslado (un promedio de S/4,000), polos (S/3,500), el costo de un operador político (responsable de toda la logística y a quien por lo general se le paga alrededor de S/50 por cada personas), costo del estrado, locutor, luces y equipo (S/1,200). En total, un mitin de esa magnitud le cuesta al candidato entre 9,700 a 10,000 soles”, explica el profesional.

Otro asunto importante es el de los personeros, directamente relacionado con el número de mesas de sufragio que se instalan en cada provincia. Basándose en datos de las últimas elecciones y teniendo en cuenta que el costo usual de un personero es de S/50, Céspedes Mozo menciona que, solo en Chiclayo y si el partido decide asignar un personero a cada una de las 2,883 mesas en la provincia, el costo total bordearía los 144,150 soles.

Otro aspecto que destaca el economista es la inversión que se realiza en prensa y publicidad, lo cual incluye presencia en los medios de comunicación, volantes, afiches, entre otros. Según calcula, este rubro ocupa al menos el 35% del presupuesto total para la campaña.

¿JUSTIFICADO? Para hacerse una idea sobre lo “rentable” o no que resulta la campaña electoral en comparación a lo que recibe una autoridad como sueldo, podemos tomar como ejemplo el caso del gobierno regional.

El consejero José Díaz Periche precisa que el sueldo del gobernador regional es ratificado durante el primer trimestre de cada año en sesión de consejo. La dieta que percibe cada consejero equivale al 30% del sueldo del gobernador y si, actualmente, los consejeros reciben poco más 4,000 soles, lo que gana el mandatario estaría entre los 14,000 y 15,000 soles mensuales.

“En un año, hablamos de alrededor de 180,000 soles. Multiplica eso por los 4 años de la gestión y sale un total de 720,000 soles, es decir, ni siquiera la quinta parte de lo que posiblemente se gasta en la campaña. (…) Todo el mundo sabe que lo que gastas en campaña no lo vas a recuperar con tu sueldo, es imposible”, manifestó Díaz Periche, aunque también precisó que no se trata de llegar al poder para sacar recursos en favor propio.

Incluso, el consejero mencionó que durante la última campaña regional de su partido, el Apra, se invirtió alrededor de 2 millones de soles en la candidatura de Manuel Valverde Ancajima. Según Díaz Periche, la suya fue una campaña “austera” y esto se debió al apoyo de los militantes, que permitió ahorrar costos.

MUNICIPAL. Quien también habló sobre los gastos aproximados de una campaña política, en este caso, para el sillón municipal de la provincia de Chiclayo, fue Marco Gasco Arrobas, actual aspirante a la alcaldía chiclayana por Podemos Perú (PP).

Marco Gasco, como se recuerda, compitió en los anteriores comicios desde las filas del Apra y quedó en segundo lugar, superado por el actual burgomaestre, David Cornejo Chinguel, quien postuló con la camiseta de APP.

“La vez pasada gastamos algo de 200,000 soles. Mi campaña fue a punta de salir, a caminar, a abrazar, puerta por puerta”, aseguró Gasco Arrobas, quien incluso dijo esperar que, en estas elecciones del 2018, el dinero invertido en su campaña sea aún menor.

Por: Luis Camasca

Síguenos en Facebook

Posted by admin

Agregue un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *