Contratos de 16 carreteras omitieron aspectos de seguridad

La tragedia ocurrida en Pasamayo ha evidenciado una realidad tan preocupante como la cantidad de vidas que se perdieron. El contrato firmado entre el Ministerio de Transportes (MTC) y Norvial S.A. para dar en concesión el tramo Ancón-Huacho-Pativilca de la carretera Panamericana Norte no contempla ninguna cláusula específica en materia de seguridad vial, como por ejemplo, alguna que detalle la instalación de guardavías o barreras reflectoras que impidan que los vehículos se desbarranquen.

En las 127 páginas del contrato suscrito en el 2003 se menciona, como obligaciones de la concesionaria, construir, reforzar y mantener la autopista, intercambios viales y puentes, pero no se consideran elementos de seguridad vial pese a que el serpentín de Pasamayo es una zona de alto riesgo. En este tramo se han reportado 26 accidentes y más de 160 fallecidos desde 1990.

Pasamayo: el dramático rescate de las últimas víctimas

Este vacío en el contrato fue comunicado ayer por el ministro Bruno Giuffra. Citado ante la Comisión de Trasporte del Congreso, el titular del MTC aseguró que hubo omisiones en materia de seguridad, incluso, desde el expediente técnico.

—Una larga ruta de descuidos—
Esta omisión es un patrón que se repite en los contratos de otras importantes megaobras viales de todo el país. Un informe de la Defensoría del Pueblo revela que al menos 16 proyectos adjudicados entre los años 2003 y 2016 [ver recuadro] y otros 2 en etapa de preadjudicación presentan vacíos similares.

La mayoría contempla carreteras con acantilados, que, según expertos en transporte consultados por El Comercio, deben tener elementos de seguridad. Este Diario constató que en varios contratos solo se menciona la obligación de dar mantenimiento a materiales ya existentes antes de la firma, pero no de instalar nuevos.

“No hay un enfoque de seguridad en ningún contrato del MTC. El enfoque es solo de construcción de pistas, pero nada más. No prevé el hecho de que mejorar una pista hace que los vehículos vayan más rápido y que si no hay otros elementos que impidan un accidente, esta omisión puede ser mortal. Ha sido un descuido. En la Longitudinal de la Sierra Norte hay intervalos de 6 metros con guardavías y los siguientes 20 metros donde no los hay”, afirma Giannina Avendaño, jefa del área de Servicios Públicos de la Defensoría del Pueblo.

Lino de La Barrera, ex asesor del MTC y experto en materia vial, también cree que el MTC únicamente ha enfatizado su labor en la construcción de vías pero no en la seguridad de las personas. “Siempre ha sido una institución de infraestructura, pero no de fiscalización o de control vehicular. Siempre sus respuestas van por la infraestructura”, dijo.

Ayer en el Congreso, Giuffra anunció que revisará todos los proyectos concesionados, sin importar la fecha de firma, a fin de renegociar los cambios. Eso “tomará tiempo”, dijo. Explicó que no se podrán instalar guardavías en Pasamayo u otra carretera concesionada si no es por medio de adendas. “El ministerio no puede meterse donde hay concesión”, dijo.

Las funciones de los guardavías de metal en las carreteras.
Omitir el factor seguridad en las obras viales podría costarle al Estado una demanda judicial. Carlos Villegas, presidente de la Asociación de Víctimas de Accidentes de Tránsito (Avictrán), anunció que, tras el accidente en Pasamayo, prepara una denuncia contra el MTC, la Superintendencia de Transporte Terrestre de Personas, Carga y Mercancías (Sutrán) y Norvial (integrada por Graña y Montero y JJC Contratistas Generales S.A.). “Son 845 personas las que se han contactado conmigo para expresar su indignación por lo ocurrido, para pedir la cabeza del ministro y para iniciar un proceso judicial contra el Estado”, dijo Villegas.

—El factor guardavías—
La presidenta de Ositrán, Verónica Zambrano, asegura que la concesionaria Norvial sí cumplió con el contrato de concesión y que el serpentín no cuenta con una red continua de guardavías porque así está especificado en el contrato. También dejó entrever que los guardavías no impiden que un vehículo se desbarranque.

“El guardavía no contiene, previene. Si usted está manejando y siente que se choca con el guardavía, entonces inmediatamente endereza el timón, pero no es que el guardavía vaya a aguantar”, dijo.

Esta afirmación es rechazada por la Asociación Cruzada Vial, la cual promueve la gestión eficiente del tránsito. Esta entidad asegura que el objetivo de un guardavía es contener el impacto de un vehículo [ver infografía], y que existen varios modelos capaces de impedir una caída.

Según el manual de especificaciones técnicas para la construcción de carreteras del MTC, los guardavías se ensamblan con pernos de alta resistencia para reencauzar los vehículos, contener y redireccionar el vehículo en caso de impacto.

Para Flavio Ausejo, experto en gestión pública, el MTC carece de políticas sostenibles en el tiempo debido a la constante rotación de ministros. “Esto impide que el concepto de seguridad vial sea algo continuo. No hay un enfoque que priorice la seguridad de las personas”, afirma. En los últimos 30 años hubo 27 ministros de Transporte en el Perú, en promedio uno al año.

Por: Juan Pablo León Almenara

Síguenos en Facebook

Posted by admin

Agregue un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *