¿Deberíamos evitar la carne de pollo con rayas blancas?

Muchas personas ven la carne de pollo como una alternativa más saludable a la de cerdo o res, sin embargo, pocos conocen que si los filetes que comen tienen una multitud de rayas blancas podrían estar comiendo pollo con una extraña enfermedad.

Hoy en día las granjas suelen realizar modificaciones genéticas en las aves para acelerar su crecimiento y tamaño.

Este hábito puede provocar efectos adversos para la salud de los pollos, incluidos los trastornos del tejido muscular.
Algunas veces los trastornos se manifiestan en líneas blancas que cortan la carne. Estas rayas significan esencialmente una cosa: más grasa y menos proteína.

La aparición de este rasgo blanquecino en la carne del pollo no es un hecho desconocido. En 2013, un estudio realizado en el Italian Journal of Animal Science encontró que la carne con estas rayas contenía un 224% más grasa que sin ellas. Asimismo, la Universidad de Arkansas y Texas A&M halló que, en 2016, que la cantidad de aves con esta condición se ha incrementado durante los últimos años.

¿ Esto quiere decir que deberíamos dejar de comer carne de pollo?
La respuesta es no. Por el contrario, el pollo aún sigue siendo una opción saludable.

Según el Consejo Nacional de Pollos de Estados Unidos solo un pequeño porcentaje de carne de los animales están afectados por dicha condición. Además, esta no crea ningún problema de salud o seguridad alimentaria para las personas y el bienestar del pollo en sí tampoco se ve afectado.

Síguenos en Facebook

Posted by admin

Agregue un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *