El rechazo a la gestión de Luis Castañeda sube a 60%

De acuerdo con la última encuesta de El Comercio-Ipsos realizada en Lima, la aprobación a la gestión del alcalde de Lima, Luis Castañeda Lossio, bajó 5 puntos porcentuales, de 40% a 35%. El último mes del 2017 se cerró con un 38% de respaldo al burgomaestre.

El estudio, realizado del 7 al 9 de febrero, arrojó que su desaprobación también aumentó del 55%, en enero, a 60%, en febrero.

Durante las últimas semanas, Castañeda se enfrentó con su par de San Isidro, Manuel Velarde. La disputa fue por las obras de ampliación de carriles en la berma central de la avenida Aramburú.

Según especialistas consultados por este Diario, esa y otras obras paralizadas, como la ampliación de la autopista Ramiro Prialé y el intercambio vial a desnivel El Derby, le siguen pasando factura a la actual gestión de Castañeda.

“El presentarse como alguien que hace obras ya no funciona porque todas las ha iniciado mal. Han intervenido diversas entidades para evitar que las ejecute. Su única bandera ya no funciona y se está desesperando”, señala el abogado y especialista en temas municipales Julio César Castiglioni.

Para el arquitecto y urbanista Angus Laurie, la ciudadanía se ha vuelto más crítica con las obras que se realizan en Lima. “Existe una visión más amplia por parte de la ciudadanía y se exige que la ciudad ya no sea solo para automóviles. El alcalde Castañeda representa una visión obsoleta”, considera Laurie.

Otras controversiales obras fueron el puente Bella Unión y la recién inaugurada alameda en la avenida 28 de Julio.

—Rendición de cuentas—
Por otro lado, el Jurado Nacional de Elecciones admitió la solicitud presentada para que el alcalde rinda cuentas sobre su gestión y responda un pliego interpelatorio de 141 preguntas, en un plazo máximo de 60 días.

Según la resolución 0056-2018, se validaron 25.504 firmas que respaldaron la solicitud hecha por la ciudadanía.

Para Castiglioni, la rendición de cuentas no es algo que afecte en las cifras de aprobación y desaprobación del burgomaestre, ya que el rechazo a su gestión es parte de un “largo proceso”.

“Lima sigue con problemas de transporte, inseguridad ciudadana y comercio ambulatorio. Castañeda ha demostrado que no es un buen gestor y al ser consultado por ciertos temas muestra desesperación”, señala.

Este Diario intentó contactarse ayer con la Municipalidad de Lima, la teniente alcaldesa Patricia Juárez y el regidor de Solidaridad Nacional Wilder Ruiz, pero hasta el cierre de esta edición no atendieron nuestros llamados.

Por: Yasmin Rosas

Síguenos en Facebook

Posted by admin

Agregue un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *