Fiscal ratificó pedido de 10 años de cárcel para Donayre por robo de combustible

Que tenga la condición de congresista no ha impedido al sistema judicial continuar el proceso penal contra el general EP en retiro Edwin Donayre Gotzch.

Al iniciar la Segunda Sala Penal Liquidadora la lectura de las evidencias del caso por el presunto uso indebido de dotación de combustible asignado al Ejército, la fiscal superior Escarleth Laura Escalante ratificó la solicitud de 10 años de prisión para Donayre por los delitos de peculado doloso y contra la fe pública.

Para la titular de la Segunda Fiscalía Superior Penal de Lima, no solo se produjo la apropiación indebida de la gasolina asignada al instituto militar, sino también se presentó información falsa o fraguada para intentar encubrir los hechos.

El caso originalmente lo destapó el ex inspector general del Ejército, general EP (r) Francisco Vargas Vaca, y una investigación de la Contraloría General de la República, durante la gestión de Genaro Matute Mejía, confirmó el presunto robo de gasolina durante el segundo gobierno de Alan García.

La sustracción del combustible no era un acto individual y aislado atribuido a Donayre, según Laura. Se trataba de una práctica que efectuaban algunos jefes militares, lo que explica por qué, además de Donayre, son acusados 16 oficiales, entre ellos, 5 generales.

Según la acusación fiscal, cuando se desempeñó como comandante general de la Región Militar Sur, Donayre gestionó, solicitó y recibió gasolina y petróleo mediante “pedidos extraordinarios” con la supuesta finalidad de beneficiarse económicamente, en el año 2006.

Provecho propio
“En el caso de la Región Militar Sur, la Contraloría General (…) determinó que durante el periodo de enero a noviembre de 2006 (gestión de Donayre), se habría incurrido en incrementos en la asignación de combustible, petróleo Diesel D2 y gasolina de 84 octanos por funcionamiento, sin que exista solicitud ni justificación alguna”, indica la acusación fiscal.

“El comandante general de la Región Militar Sur (Donayre) emitió 11 oficios (9 elaborados por el propio Donayre) al jefe del Servicio de Intendencia del Ejército (Sinte), pese a que no era la oficina competente, y al director de Logística del Ejército. La investigación determinó que dichos oficios no cumplían con las formalidades (carecía de sellos y firmas)”, señala la imputación fiscal.

En entrevista con La República, Edwin Donayre desestimó los cargos y expresó mortificación por un caso que ya tiene 12 años sin que exista sentencia.

Donayre incluso comparó su caso como una supuesta persecución judicial, como ocurre con oficiales militares a los que se les imputa crímenes cometidos durante el conflicto interno. “Este caso es similar a los casos de persecución a los oficiales por presuntas violaciones de los derechos humanos que tienen hasta 25 años de proceso. Y yo no pido que me den la razón, lo que quiero es que se sepa la verdad”, arguyó, quien estuvo acompañado de su abogado Julio Salomé.

La Contraloría detectó que en la Región Militar Sur desaparecieron 44.200 galones de gasolina de 84 octanos y 129.800 galones de petróleo D2, equ ivalente a 1.8 millones de soles de la época, entre enero a noviembre del 2006, durante la gestión de Edwin Donayre.

Palabra de general
En su defensa, Donayre argumenta que, al escuchar que en determinadas unidades se negociaba con el combustible, dispuso que se investigaran los hechos.

“Ante un supuesto tráfico de combustible, yo ordeno al inspector general del Ejército que haga una investigación exhaustiva del combustible. Y le entrego el informe al contralor Genaro Matute y al Ministerio Público. Ahora he pasado de denunciante a denunciado”, manifestó Donayre.

Sin embargo, luego de que la Contraloría encontrara las irregularidades que lo involucraban, ahora Donayre pone en cuestión la investigación del organismo fiscalizador.

“La Contraloría no me dio oportunidad de brindar mis descargos a pesar de que está en su base legal. Incluso dice que los informes de control no pueden concluir sin aceptar los descargos de las personas implicadas”, explicó.

Además, en medio del escándalo del combustible, y cuando todavía actuaba como comandante general del Ejército, el general Donayre pasó al retiro al ex inspector general Francisco Vargas Vaca, precisamente quien puso al descubierto los hechos. En cambio, otros oficiales involucrados continuaron en la institución castrense.

Cifras acusadoras
Todo parecía un acto de represalia, porque el caso de la gasolina salpicó a Donayre. Pero en esa época, el general afirmó que no había sido su decisión sino “de alto nivel”.

Por su parte, la Fiscalía también obtuvo testigos que confirmaron las conclusiones de la Contraloría. Donayre restó importancia a sus afirmaciones.

“No hay un solo testigo que me impute y que diga que el general Donayre se haya robado la gasolina. Hay un teniente que dice en su manifestación que Donayre se reunía permanentemente con el jefe del batallón de Intendencia). Pero el teniente trabajaba a 18 kilómetros de donde estaba. ¿Cómo puede brindar esa información? Ya le dieron de baja y si le dieron de baja no es precisamente porque era una lumbrera”, afirmó Donayre.

Además de Edwin Donayre, son acusados su antecesor en la Comandancia General del Ejército, general EP (r) César Reynoso Díaz, y otras 41 personas entre militares y civiles.

El ex inspector general del Ejército general Francisco Vargas Vaca fue interrogado por la Fiscalía y ratificó que los involucrados fraguaron documentos para justificar falsamente una solicitud de dotación extraordinaria de combustible.

“¿Le consta a usted personalmente qué personas formularon documentos falsos? ¿Puede precisarlo?”, le preguntaron.

“Sí, me consta. Yo vi documentos falsos durante mi investigación como Inspector General del Ejército y los tenía en el archivo bajo el título ‘Caso Combustible’, los cuales fueron confiscados por el general Donayre”, ratificó Vargas.

“¿Es verdad, según su informe de investigación, que la Región Militar del Sur sufrió un decremento (disminución) de galones de petróleo?”, le indicaron.

“Sí, es verdad, pero el motivo del decremento es que en el año 2005, durante la gestión del general César Reynoso, este recibió una asignación exorbitante de combustible, y en 2006 (en la gestión del general Donayre) se entregó una cantidad injustificada. Efectivamente, menor al 2005 pero era una asignación injustificada”, señaló el general Francisco Vargas Vaca, confirmando que durante el periodo como comandante general de la Región Militar Sur, el general Donayre recibió cantidades no justificadas de combustible.

No obstante que el general Donayre declaró a La República que fue él quien ordenó al inspector general Francisco Vargas Vaca que hiciera la investigación sobre el combustible, durante el interrogatorio ante la Fiscalía este afirmó que Donayre le dio de baja por haber expuesto el escándalo de corrupción.

“No me encuentro tranquilo ni conforme con esta investigación. Durante años me han hostigado y amenazado por haber puesto en conocimiento de la Contraloría General de la República claros indicios de la comisión de delitos en diversas regiones militares, brigadas, oficinas y unidades de mi Ejército. Y ocurrió en un momento en que se requería operatividad, entrenamiento y capacidad en general”, denunció Francisco Vargas.

“Fue muy doloroso para mí detectar que jefes y compañeros de armas no entendieron la necesidad del país y antepusieron sus intereses personales y de grupo, al interés de la nación, realizando una mala administración, por decir lo menos”, dijo muy decepcionado el exinspector general del Ejército.

El 22 de mayo, la Segunda Sala Penal Liquidadora, presidida por Liliana Plascencia Rubiños, e integrada por María Vidal La Rosa Sánchez y Avigail Colquicocha Manrique, inició la lectura de piezas documentales contra los acusados.

“Quiero manifestar mi malestar por la lentitud de los operadores de justicia en este caso, y lo voy a demostrar con hechos, que la acusación no tiene ni pies ni cabeza”, aseguró el general Edwin Donayre.

Otra acusación
El 12 de julio del 2007, la comisión de Fiscalización y Contraloría del Congreso de la República presentó su informe tras investigar la suplantación de vehículos que buscaban justificar las dotaciones extraordinaria de combustible.

La indagación de los legisladores también encontró responsable al excomandante general del Ejército Edwin Donayre.

Según el documento, durante su gestión hubo dotación ordinaria y extraordinaria de combustible sin ninguna justificación.

En cifras
2.5 millones de soles en combustible es lo que se calcula se “perdió” entre 2005 y 2006.
1,8 millones de soles en combustible se “perdió” en gestión del general Edwin Donayre.
43 es el número total de militares y civiles procesados por el caso del robo de combustible.

Por: Lupe Muñoz

Síguenos en Facebook

Posted by admin

Agregue un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *