Funcionarios del MEF implicados en la red de los hermanos Campusano Dulanto

La intervención de la policía en las residencias de los hermanos Samuel y Carlos Campusano Dulanto permitió a las autoridades tener acceso a información clave sobre las actividades secretas de estas personas que mantenían estrechas relaciones con altos funcionarios del Ministerio de Economía y Finanzas (MEF).

Los documentos incautados a los Campusano describen que estos actuaban como “facilitadores” de gobiernos regionales, provinciales y distritales, y también de compañías proveedoras como constructoras, ante funcionarios del MEF para que estos agilizaran o destrabaran la transferencia de fondos públicos para la realización de obras públicas u otras contrataciones.

A cambio de dicha labor, los Campusano, de acuerdo con la hipótesis de trabajo de la fiscalía anticorrupción, cobraban importantes “comisiones”.

La configuración del esquema se perfiló cuando las autoridades comprobaron que el ex presidente regional del Cusco Jorge Acurio Tito y directivos de la empresa brasileña Odebrecht recurrieron a los hermanos Campusano para que altos funcionarios del MEF autorizaran un millonario desembolso para la construcción de la vía de Evitamiento cusqueña.

Cuando el pasado martes 21 de noviembre el titular del Tercer Juzgado Nacional de Investigación Preparatoria, Manuel Chuyo Zavala, ordenó la detención del empresario Samuel Campusano y el allanamiento y descerraje con incautación de documentos y bienes de sus inmuebles, las primeras viviendas intervenidas por los fiscales anticorrupción Hamilton Castro y Sergio Jiménez fueron las de los hermanos Campusano en San Borja, Surco y Pueblo Libre.

Con la esperanza de aprehender a Samuel Campusano, quien tenía una orden de detención preventiva por 72 horas, el fiscal Castro tocó la puerta del departamento 503 de la calle Fray Angélico 208, San Borja. Pero se dio con la ingrata sorpresa de que había fugado. Las autoridades no violentaron el inmueble debido a que su ingreso fue facilitado por la administradora y propietaria del edificio de cinco pisos, Carolina Vigil.

Tesoro de evidencias
En el interior, el fiscal Hamilton Castro halló importantes documentos que ayudarán a identificar a los otros integrantes de la red de corrupción que manejaban los hermanos Campusano, entre ellos altos funcionarios del Ministerio de Economía y Finanzas.

En la sala de la vivienda, los fiscales Castro y Jiménez encontraron lo siguiente, de acuerdo con el acta respectiva a la que tuvo acceso La República:

“Un Estudio de Pre Inversión del Perfil de la Instalación Hidroeléctrica Chinche Tingo I Etapa, de la provincia Daniel Alcides Carrión, en la región Pasco”.

También los expedientes de Proyectos de Inversión Pública de Carreteras y Agua Potable de las regiones de Arequipa, Ayacucho y Cusco, así como “Convenios de Reestructuración de la Deuda entre la empresa Municipal de Saneamiento Básico de Puno con el Ministerio de Economía y Finanzas y una serie de expedientes de licitaciones de instituciones educativas”, conforme las actas de incautación.

No quedaba ninguna duda de que los Campusano, que no eran funcionarios públicos, ni tampoco aparecen registrados como proveedores, asesoraban a algunas autoridades regionales, provinciales y distritales, para buscar el financiamiento o la transferencia de partidas dirigidas a la ejecución de obras públicas, para lo cual ofrecían sus importantes contactos de alto nivel en el MEF, según fuentes relacionadas con la investigación fiscal.

Esto explicaría por qué Samuel Campusano Dulanto, en lugar de allanarse a las autoridades, prefirió evadirse a la justicia, muy probablemente por su profunda implicación en los hechos.

Entre las pertenencias de Samuel Campusano también se encontró “un fólder manila color amarillo con el logotipo de Congreso de la República, que contiene una ayuda memoria de 27 páginas relacionada a la entidad Western Property Holdings, relacionado a desembolsos de fondos del Gobierno Regional del Cusco para financiamiento de proyectos del Gobierno Regional del Cusco y la Policía Nacional del Perú”, indican las actas de incautación.

Justamente, entre los implicados de la trama de los Campusano, se encontraba el director general de Endeudamiento y Tesoro Público del MEF, Pedro Cobeñas Aquino, porque facilitó la transferencia de una partida de 187,5 millones para el Gobierno Regional del Cusco destinado a financiar la Vía de Evitamiento de la capital cusqueña, obra a cargo de Odebrecht. En la facilitación del desembolso de los fondos participaron los hermanos Campusano.

Los hermanos Samuel y Carlos Campusano se habían especializado en ofrecer sus servicios para que altos funcionarios del MEF soltaran las obras públicas en las que los contratistas abonaban sobornos a cambio de la asignación de los proyectos, de acuerdo con fuentes de la fiscalía.

La intervención a la computadora personal de Samuel Campusano fue trascendental porque también contenía una relación de las obras en las que estaba actuando como “facilitador” ante el MEF.

Facilitadores al paso
Las actas indican, por ejemplo, el registro de “impresiones de correos electrónicos dirigidos a zimbra.paredes@regioncallao.gob.pe, con fecha 26 de agosto del 2015; a funcionarios del Ministerio de Economía y Finanzas, como el jefe Territorialista de Inversiones Macro Región Centro Norte, Pedro Muñoz Soto; a la analista del Sector Transporte de Inversión Pública, Ada Távara García; y al jefe de la Oficina Regional de Programación e Inversiones del Gobierno Regional del Callao, Alexander Chuy Fernández”.

Todos serán citados para que ofrezcan explicaciones sobre su relación con los hermanos Campusano.

El fiscal Hamilton Castro incautó también copias impresas de seis correos electrónicos con nombres, números de celulares, fechas y palabras en clave de una veintena de personas.

Además, informes de proyectos relacionados a una “segunda adenda al contrato de Concesión Diseño, Construcción,Operación y Mantenimiento de las Obras Hidráulicas Mayores del Proyecto Chavimochic”.

También “cotizaciones dirigidas al gerente de Producción deOdebrecht del 25 de julio y 19 de setiembre del 2016, impresiones relacionadas a convenios de Reestructuración de la Deuda entre la empresa Municipal de Saneamiento Básico de Puno y el Ministerio de Economía y Finanzas; el proyecto del Tren de la Costa dirigido al Ministerio de Transporte y Comunicaciones, de fecha 4 de enero del 2017, firmado por la representante del consorcio Marisol Lazarte Salazar”, de acuerdo con las actas.

Un paquete de 50 USB con importante documentación, contratos y fotografías de los proyectos de obra pública a nivel nacional es otra evidencia trascendental obtenida por el fiscal Hamilton, quien deberá establecer qué funcionarios del MEF estuvieron implicados en la transferencia de fondos debido a la intervención de los hermanos Campusano.

“Vivía solo y estaba separado de su esposa. Pero de un momento a otro desapareció”, dijo Carolina Vigil, dueña de la vivienda donde residía.

Hallaron vouchers de depósitos de dinero a nombre del ex ministro Mariano Gonzales
Mientras el fiscal Hamilton Castro recogía evidencias relacionadas con su investigación, otro fiscal se dirigió a la calle San Marcos 299, en Pueblo Libre, cuya dirección consigna como dirección en su DNI Samuel Campusano. No se encontraba en dicho lugar.

Otro grupo de fiscales dirigidos por Gladys Rojas Castro allanó la vivienda de Carlos Campusano ubicada en el jirón Puerto Pizarro 131, urbanización El Rosedal, Santiago de Surco. Allí las autoridades hallaron documentos reveladores relacionados a transferencias de dinero al ex ministro de Defensa Mariano Gonzales Fernández y de el ex procurador de dicho despacho Héctor Gutiérrez. Serían pagos vinculados con Odebrecht. Gonzales ha rechazado haber recibido pagos ilegales.

La fiscal Gladys fue recibida por Carlos Campusano Dulanto, el hermano mayor de Samuel, quien en todo momento se mostró sorprendido y nervioso ante la presencia de las autoridades y sin oponer resistencia dejó trabajar a las autoridades.

En uno de los ambientes del primer piso de la casa utilizada como estudio por Samuel Campusano, la fiscal halló lo siguiente: “Un cuadro de obras en continuidad, un cuadro de ejecución de obras sin presupuesto; un cuadro para nuevas obras y un anillado de Provías”, según señala el acta de incautación.

La vivienda del ex procurador Héctor Gutiérrez también fue intervenida por la fiscalía en San Miguel. Gutiérrez no se encontraba en el lugar y tampoco se hallaron documentos relacionados a la investigación.

En casa de Carlos Campusano, la fiscalía encontró vouchers de depósitos a nombre del ex ministro Mariano Gonzales.

Por: Doris Aguirre

Síguenos en Facebook

Posted by admin

Agregue un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *