LIMA NORTE: Délmer Vílchez, es líder de mafia de “Ciudad Pyme” en Ancón y pronto SBN los desalojara

delmer

Los más de mil pobladores que ocupan los terrenos de la denominada “Ciudad Pyme” en Ancón, serán desalojados porque el terreno le pertenece a la Superintendencia de Bienes Nacionales (SBN).

En un informe periodístico de una conocida revista limeña, señala que el presidente de Ciudad Pyme, “Délmer Augusto Vilchez Muñoz, es un invasor experimentado y que la Policía Nacional del Perú, increíblemente ha colaborado con este sujeto”, acota.

Por otro lado dice el informe que en el terreno ocupado por Ciudad Pyme, se pensaba construir un parque temático con una ciudad vial para que los niños aprendan a respetar las señales de tránsito. El proyecto incluía también una alameda, laberintos verdes, juegos mecánicos, áreas de picnic, circuitos de cuatrimotos y hasta mini golf.

Sin embargo cuando Serpar iba a construir un muro perimétrico para proteger el terreno un grupo de invasores liderados por Délmer Vílchez, se metió al terreno y levantó seis módulos de material prefabricado.

En esos momentos los funcionarios de Serpar pidieron auxilio a la comisaría de Ancón y el mismo comisario, el comandante Jaime Ártica La Torre, se hizo presente con otros diez agentes, sin embargo los invasores les dijeron que tenían dos años viviendo en la zona y que los funcionarios de Serpar estaban “amenazando su posesión”.

INTERDICTO BAMBA EN CIUDAD PYME

Los invasores muestran un interdicto, en el que un juez los respaldaba para que no fueran molestados en su invasión. Pero el documento que mostraron en realidad se refería a una invasión situada entre el kilómetro 44 y el 45 de la Panamericana Norte, es decir, en otro terreno.

“Creíamos que la policía los sacaría rápido y que podríamos construir el cerco perimétrico ese día, pero el comisario nos puso al nivel de los invasores y nos ordenó a ambos que no ingresemos al área bajo amenaza de ser intervenidos por usurpación, además el comisario dijo que no podía meterse porque era un terreno judicializado”, señalo el asesor legal de Serpar Miguel Huamaní.

DÉLMER VILCHEZ LIDER DE LA MAFIA

Según la revista dice que el líder de esta mafia es Délmer Augusto Vílchez Muñoz, un sujeto de 54 años que, de acuerdo con un exfuncionario de la Municipalidad de Ancón, se inició en el tráfico de terrenos en los años noventa. “Viene de Los Olivos, del barrio Confraternidad. Allá participó en varias invasiones. Luego vio que Ancón era tierra fértil para eso porque había muchos terrenos públicos, que son más fáciles que invadir”.

En 1999 se apropió de un terreno que el gobierno de Alberto Fujimori había asignado para el Programa de Formación de Salud Familiar y Comunitaria (PROFAM) en Ancón, camino a Pasamayo. Lo dividió en 5 mil lotes y cobró hasta 10 mil soles por cada uno. Si los compradores no construían en determinado tiempo revendía esos lotes.

Las víctimas venían a cada rato a la municipalidad a quejarse. “Lo han denunciado por tráfico de terrenos, usurpación y tenencia ilegal de armas. Vílchez es un delincuente conocido y, sin embargo, no tiene ninguna sentencia”, dice el informe.

SBN ES PROPIETARIA DEL TERRENO

Luis Navarro, procurador de la Superintendencia de Bienes Nacionales, señaló que están solos en esta lucha y que la SBN no le ha dado poder a nadie para que disponga de nuestros terrenos.

Por otro lado Navarro cuenta que desde que llegaron los invasores la SBN ha batallado sola. “Los invasores actúan con total impunidad. Hace dos semanas fue uno de nuestros abogados a inspeccionar la zona y casi lo lincha. Pero nadie hace nada. Para proteger los terrenos tuvimos que ceder la administración a varias instituciones como Serpar, Ambiente y Produce. Y todos ellos han sufrido invasiones.

Finalmente la revista Hildebrant en sus trece, señala que Délmer Vílchez y los posesionarios de “Ciudad Pyme”, cuentan con cierta protección por parte de autoridades ¿Quiénes protegen a Vílchez y Cía?, averiguaremos.

Escribe: Luis Llumpo Ch.
LA NOTICIA RENOVADA

Síguenos en Facebook

Posted by admin

Agregue un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *