Por primera vez en su historia Venezuela entró en hiperinflación y FMI dice que Venezuela incumple normas de la institución

Ante la crisis económica que atraviesa Venezuela y luego de un conjunto de ajustes en el ingreso mensual de los venezolanos, el presidente Nicolás Maduro pidió este jueves que se reestructuren todas las deudas externas del país, y acotó que esto no significa que su país dejará de cumplir sus compromisos. Según la asesora económica y financiera Econométrica, el país entró por primera vez en su historia en hiperinflación.

Venezuela registró el 17 de octubre una inflación del 50,6% respecto al mes anterior, con lo que se encuentra tecnicamente en inflación tras sobrepasar el 50%. Esta cifra fue dada por esta entidad externa al país caribeño ya que el Banco Central de Venezuela oculta esta información.

“Venezuela es el único país del mundo en el que a la gente le aterra un aumento salarial porque sabe que todos los precios van a aumentar en función de eso”, dijo a EFE la presidenta del Consejo Nacional del Comercio y los Servicios (Consecomercio), María Carolina Uzcátegui.

Soluciones deseperadas. Maduro aseguró que liquidará los 1,121 millones de dólares que debe pagar a los tenedores de uno de los bonos de la estatal Petróleos de Venezuela (PDVSA). Además, ordenó a su vicepresidente, Tareck el Aissami, que conforme una comisión para que se reúna con todos los tenedores de bonos pendientes y refinancien la deuda.

“He ordenado que a primera hora de mañana viernes, 3 de noviembre, se inicie el pago del Bono PDVSA 2017, pero luego de este pago, a partir de hoy, decreto un refinanciamiento y una reestructuración de la deuda externa y de todos los pagos de Venezuela”, dijo el mandatario en cadena obligatoria de radio y televisión.

Este miércoles, Maduro anunció el quinto aumento salarial en lo que va del año. De esta forma el salario mínimo mensual de los venezolanos se sitúa en 177.507 bolívares, cantidad equivalente a 53 dólares según la tasa del cambio oficial de referencia (3.345 bolívares por dólar).

Guerra económica. Según el jefe de Estado esta también es una “lucha contra el bloqueo y la persecución extranjera” contra su país, ya que, asevera, hay un supuesto trato discriminatorio hacia Venezuela por parte de bancos y otras instituciones financieras internacionales.

Además culpó a las sanciones dictadas por Estados Unidos, que prohíben negociaciones en deuda nueva y capital emitidas por el Gobierno venezolano y la estatal PDVSA, de las dificultades de acceso al crédito que experimenta el país caribeño. Destacó que una reestructuración permitirá equilibrar y “cubrir” las necesidades y las inversiones del país y, además, “romper los esquemas internacionales”. (Con información de EFE)
FMI dice que Venezuela incumple normas de la institución

Venezuela incumplió su obligación de aportarle información económica al FMI informó la entidad el viernes el mismo día en que Caracas convocó a sus acreedores para reestructurar su deuda externa.

Proporcionar datos sobre la seguridad social, el comercio exterior y otros indicadores económicos clave “es una obligación de todos los miembros del Fondo para permitir el monitoreo efectivo de la evolución macroeconómica en cada país, así como los efectos de ese país en otros países”, recordó el Fondo Monetario Internacional (FMI).

Tras una reunión el viernes, el directorio ejecutivo emitió una declaración en la que instó al gobierno de Nicolás Maduro “a adoptar medidas correctivas específicas” y anunció que se reunirá dentro de seis meses para considerar el avance de Venezuela en la implementación.

El FMI espera que “la decisión aliente a las autoridades venezolanas a volver a comprometerse con el Fondo mediante la provisión de datos oportuna y regular”.

“La reanudación de dicho compromiso beneficiaría a Venezuela y a la comunidad internacional”, concluyó.
El FMI no ha tenido contactos pertinentes con las autoridades en Caracas desde hace al menos 10 años, y no ha habido misiones de visita al país desde 2004, señaló un portavoz del FMI.

Maduro convocó a sus acreedores a una reunión en Caracas, tras anunciar el jueves que su gobierno iniciará una refinanciación y reestructuración de la deuda externa estimada en unos US$150.000 millones.

Sin embargo, los analistas de mercado son pesimistas sobre las posibilidades de una reestructuración exitosa y las agencias de calificación crediticia advierten cada vez más sobre el riesgo de incumplimiento.

La situación financiera de este país petrolero es aún más complicada luego de las sanciones impuestas por Washington a Caracas en agosto, que prohíben el intercambio de nuevos bonos emitidos por el gobierno venezolano y la empresa estatal petrolera PDVSA, un paso necesario en cualquier reestructuración.

Agencia AFP

Síguenos en Facebook

Posted by admin

Agregue un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *