VENEZUELA: Más allá del bien y del mal

Venezuela está bien mal. Llegan noticias sobre la escasez de alimentos y medicinas, la inflación sin freno, las elecciones fraudulentas, la emigración desesperada. Pero desde que disminuyeron las marchas opositoras, hay un tema que no resuena tanto como en la primera mitad del año: la violencia.

Una persona que por seguridad llamaremos Néstor es habitante de la Cota 905, un barrio caraqueño conocido por su alto índice de crimen incluso antes del chavismo. Hace unas semanas entrevisté a Néstor como parte de un movimiento que trabaja por la reducción de la violencia en Caracas, cuyo nombre también es mejor mantener en reserva. Me aseguró que el problema ya no proviene solamente de criminales armados que secuestran, matan, roban y permanecen impunes. Tampoco se trata de los grupos de choque que hace unos años agredían verbal y físicamente a quienes se identifican como enemigos del proceso político. Se trata de la policía del actual gobierno, ahora igual o más peligrosa que los “malandros”, los criminales.

En Venezuela, organizaciones que estudian la violencia han dado cuenta de que varios grupos de seguridad del Estado realizan las Operaciones de Liberación Humanista del Pueblo (OLHP). En esas operaciones, la Policía Nacional entra a barrios a “matar malandros”. Estos individuos actúan encapuchados o enmascarados, como todos los colectivos fascistas y cobardes: ni siquiera dan la cara. “Pero eso no es nada”, me aseguró Néstor. Y pasó a narrar el asesinato de tres de sus compañeros de baloncesto. A uno de ellos, de 16 años, inocente, lo mataron al pasar por una “zona roja” (o zona de malandros) de su barrio en el momento equivocado. No es el primero; centenares de individuos han corrido la misma suerte.

Por: Claudia Paredes Guinand

Síguenos en Facebook

Posted by admin

Agregue un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *