Tres informes elaborados por la secretaría técnica de la Comisión de Ética del Congreso recomendaron declarar procedentes las denuncias presentadas contra los congresistas Edgar Alarcón, Rubén Pantoja (ambos de Unión por el Perú) y Gino Costa (Partido Morado).

En el caso de Alarcón Tejada, será investigado por haber solicitado a la Contraloría General de la República el currículum documentado, la fecha de trabajo y la condición laboral de los auditores que elaboraron un informe sobre sus declaraciones juradas.

En julio pasado dicha institución emitió un informe en el que advierten irregularidades en las declaraciones juradas presentadas por el legislador, quien actualmente se desempeña como presidente de la Comisión de Fiscalización del Congreso.

El órgano de control detalló que Edgar Alarcón entregó los documentos fuera del plazo establecido por ley, por lo que no podía desempeñar funciones o servicios por el periodo de un año; sin embargo ejerció el cargo de vicecontralor hasta el 9 de marzo de 2017.

En sus descargos, el parlamentario de UPP alegó que el informe emitido por la Contraloría “carece de objetividad y profesionalismo”, lo que le hizo “dudar de la calidad técnica y sentido ético con el que se había actuado”, razón por la cual solicitó dicha información a la Contraloría a través de su portal web.

En tanto, su colega de bancada Rubén Pantoja será investigado por haber abordado uno de los vuelos humanitarios de Cusco a Lima, el pasado 21 de marzo, en el también viajaron sus familiares.

El legislador se justificó señalando que junto a los congresistas Alexander Hidalgo Zamalloa, Matilde Fernández Flores, Juan de Dios Huamán Champi y Jorge Vásquez Becerra se cursó un oficio al presidente del Congreso, Manuel Merino de Lama, a fin de solicitar ayuda para un grupo de pobladores cusqueños varados en Lima.

“La solicitud se realizó cumpliendo el conducto regular (oficio al Presidente del Congreso) remitiéndose la relación de pasajeros viajantes. Por tanto, teniéndose la autorización del viaje, sin ningún tipo de observación o cuestionamiento, el día 21 de marzo se procedió a abordar el avión con destino al Cusco”, alegó ante la comisión.

Asimismo, negó que se haya bajado del avión a varios pasajeros para dar preferencia a los familiares de los congresistas y que la medida se adoptó tras la suspensión del transporte interprovincial de pasajeros por medio terrestre, aéreo y fluvial, durante el estado de emergencia por el coronavirus (COVID-19).

Finalmente, Gino Costa será investigado por la presunta infracción a los principios de transparencia, veracidad y responsabilidad contenidas en el código de ética parlamentario por atribuirle al congresista José Luna Morales (Podemos Perú) la calidad de investigado en el caso Lava Jato.

Del mismo modo, por responsabilizarlo en una entrevista de la retención ilegal del 10% de los aportes de AFP y ONP de trabajadores de la empresa Escuela Internacional de Posgrado, de propiedad de Luna Morales. Costa Santolalla no brindó sus descargos por la denuncia.

“De la denuncia presentada y los medios de prueba anexos a ella, se desprende que el congresista denunciado, habría infringido el código, siendo que, al no presentar descargos, no ha podido desvirtuar las imputaciones realizadas, por lo que es necesario iniciar investigación a efectos de esclarecer los hechos”, se señala en el informe.

Cabe indicar que los informes deberán ser debatidos por la Comisión de Ética Parlamentaria, a fin de continuar con las denuncias o archivar los casos. No obstante, por tercera semana consecutiva dicho grupo de trabajo no sesionó. (Correo).

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *