El Instituto Nacional de Salud del Niño de San Borja (INSN-San Borja) ha reportado, desde enero de este año, cuatro casos de adolescentes que debieron permanecer en la Unidad de Cuidados Intensivos (UCI) debido al daño pulmonar grave que presentaban a causa del coronavirus.

En esa línea, se informó que en los primeros 17 días de febrero se registró un incremento del 50 % de casos de menores afectados por el covid-19 respecto al mes de enero, una situación que, en la primera ola, ocurrió recién al cuarto mes. La mayoría de pacientes tienen entre 12 y 17 años.

“Si ustedes pensaban que el covid-19 no afectaba al pulmón de los niños, estaban muy equivocados porque sí lo puede afectar. Un adolescente de 17 años vino con covid-19 y tuvo una afectación al pulmón de entre 50 % y 70 %. Las lesiones son serias y las secuelas también lo van a ser”, explicó la doctora Claudia Lazarte Rantes, jefa de Imágenes del INSN-San Borja.


Dicho paciente estuvo internado en UCI con un compromiso pulmonar que requirió un procedimiento invasivo de ventilación mecánica durante una semana, agregó el médico intensivista Franklin Mendoza Torres, coordinador de UCI Pediátrica – Covid del INSN-San Borja.

“En la primera ola de la pandemia no vimos compromiso respiratorio severo en todos los pacientes que entraron a ventilación mecánica. Lo que preocupa es que la población adolescente ya está requiriendo medidas extraordinarias, que son las más complejas y que normalmente no se hacían. Tenemos ya 4 pacientes», indicó Mendoza a la Agencia Andina.

Dijo que antes entraban a UCI, pero sin un compromiso respiratorio, mientras que ahora vienen «con el parénquima pulmonar comprometido, prácticamente destruido”,

Obesos y asmáticos

La experta destacó también el caso de una adolescente de 15 años con 130 kilos, quien aún se mantiene en UCI con un daño respiratorio del 70 %. Ha desarrollado neumonía severa por la covid-19. Destacó que todos los pacientes recibidos entre enero y febrero han sido obesos o asmáticos.


Respecto a los niños menores de 8 años, detalló que el año pasado el INSN-San Borja reportó 30 pacientes que luego de la infección por Covid-19 desarrollaron la enfermedad de Kawasaki. En lo que va del año ya suman dos. Este proceso inflamatorio sistémico afecta a los vasos sanguíneos y se localiza principalmente a nivel del corazón, generando una falla cardiaca aguda, haciendo que el paciente desarrolle cuadros de riesgo.

“El padre de familia tiene que entender que el niño no solamente es un vector de la enfermedad, el niño se puede complicar y llegar a una UCI. En UCI cualquier cosa puede suceder”, advirtió el médico.

Mendoza Torres aseguró que los últimos casos corresponden a la nueva variante británica, que tiene 60 % mayor capacidad de infección, es decir que se transmite más rápido, y 30 % mayor letalidad, lo que significa más riesgo de sufrir una complicación de salud que con la variante anterior.

Virus en la familia

Informó que el 80% de pacientes fueron contagiados por otros miembros de su familia, quienes salieron a un centro comercial, a visitar a un familiar, a una reunión social o a otra actividad pese a no estar permitida. Así el virus fue transmitido a toda la familia, en muchos casos.

El médico intensivista Franklin Mendoza Torres exhortó a los padres o tutores de los niños y adolescentes cuidar que no salgan sin protección. Si bien ya han cerrado los centros comerciales, en diciembre se vio que algunos acudieron en grandes masas, y ahora los principales focos de infección están en los parques.

“No debemos exponer a los niños y adolescentes en horarios donde hay mucha cantidad de personas. Pueden dar una vuelta, un paseo, pero no dejarlo solo para que juegue con otros niños o que coja las cosas del parque porque ya fueron usadas. Es evitar la conglomeración y mantener las medidas de bioseguridad”, sugirió.

Por último, mencionó que el INSN-San Borja está preparada para atender más pacientes de gravedad en sus instalaciones. El área de cuidados intensivos está totalmente equipada y cuenta con la atención de profesionales altamente capacitados, quienes batallaron también contra la Covid-19 y ahora ya están vacunados contra ella. (Andina).

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *